Alquileres seguirán congelados dos meses más.

El próximo mes debuta el índice de actualización y los contratos de locación deberán regirse por la fórmula que contempla inflación y salarios.

Desde el Colegio de Corredores de Inmobiliarios aseguran que «si los índices coinciden con los de mayo pasado, la actualización rondaría el 35% anual, para el primer año». Es decir, una persona que firmó contrato en julio del 2020 por un importe de $25.000, debería abonar un canon mensual de $33.750.

Según el artículo 14 de la Ley 27.551, los ajustes a este tipo de alquileres sólo podrán hacerse de forma anual, “utilizando un índice conformado por partes iguales por las variaciones mensuales del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE)”, consignó a El Sol, Estanislao Puelles Milan, titular del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Mendoza.

“Veníamos con dos subas semestrales de 15%, con lo cual el anual acumulado era del 32%. Ahora será más y los sueldos siguen siendo iguales, de modo que el perjuicio es desmedido. Creo que el mercado empeoró en todos los aspectos”, relató el empresario inmobiliario.

Una ley controversial

Desde el momento en que se sancionó la norma, las inmobiliarias advirtieron que iba a generar muchos inconvenientes para los inquilinos y que lejos de beneficiarlos, los iba a perjudicar.

«Cuando uno toma decisiones por conveniencias sólo políticas el cuentito se cuenta de la mejor manera posible, pero ahora ese relato toma forma y la realidad es muy diferente a lo planteado», arremetió Puelles Milan.

«Todos nos vemos perjudicados con la aplicación de esta ley, es decir, los inquilinos, los propietarios y los corredores ya que se nos ha restringido muchísimo la posibilidad de oferta de inmuebles. Hoy la demanda es elevada, pero no hay oferta. Los propietarios, en medio de la incertidumbre que generaba esta nueva ley decidieron sacar sus inmuebles de alquiler y muchos lo pasaron a la venta, incluso, muchos están en estado ocioso», dijo Puelles Milan.

Retracción de alquileres

La falta de oferta de alquileres en Mendoza es una realidad que viene creciendo desde el 2020. La retracción que hoy registra el sector ronda el 35%.

«Los mismos propietarios entendieron que no es hoy un negocio poner su propiedad en alquiler, por ello, muchos las pasaron a la venta, sin embargo, en los últimos meses muchos también decidieron quitar esas viviendas del mercado», explicó el empresario.

«A ese panorama hay que sumarle el amesetamiento de la construcción en la provincia. Las obras que ya estaban siendo realizadas han continuado, pero no hay más edificaciones nuevas. Muchos están especulando con el mercado financiero y eso, a futuro, generará más problemas habitacionales», consignó Estanislao Puelles Milan.

Por su parte, Roberto Irrera, presidente de la Cámara Inmobiliaria, manifestó que «el mercado locativo cambió ya que antes sólo alquilaba el que se iba a casar y hoy lo hace ese mismo grupo, más el que se divorcia, el que se va a vivir solo o en pareja y eso ha hecho que la demanda creciera, pero no el ritmo de la oferta».

En tanto, Miguel Ángel Astorga, a cargo de una inmobiliaria refirió que la situación no es novedosa.

«Esta ley lo que hizo fue reflejar ante la mirada de toda la crisis habitacional que existe en el país y que no es de hace unos meses. En 1930 se sancionó una ley y generó la misma repercusión, la historia se repite y todo vuelve a empezar. El sector hoy vive una de las mayores crisis», expresó.

Fuente: Diario El sol.

Para hacerte llegar lo que pasa en Malargüe y en la provincia de manera personal, te invitamos a que seas parte del grupo de WhatsApp de Ser y Hacer en donde sólo recibirás noticias, en ningún momento estará abierto, por lo que sólo te llegará lo que subamos a nuestra web. Te dejamos el link para que te puedas unir:https://chat.whatsapp.com/CJsaeZw7ud4ChVZNcLqzZm