Imagen ilustrativa de internet.

Los especialistas coinciden en que todos se pueden contagiar al circular.

Declarada la circulación comunitaria de Sars CoV-2 en el Gran Mendoza (con excepción de Las Heras) y aunque ya se sostuviera de antemano, los especialistas aseguran que habrá que afrontarla con cuidados, pero con naturalidad. Puede estar a la vuelta de la esquina y seguirá circulando como cualquier otro virus, pero también se hace necesario continuar con las actividades básicas para subsistir.

Ante esto hay quienes creen que hay que salir a afrontarla y otros que consideran que mantenerse lo más aislado posible, es lo ideal.

“Hay que exponerse naturalmente y con cuidado. El virus llegó para quedarse, está entre nosotros y hay que enfrentarlo. Las cosas no se enfrentan con aislamiento; viene bien en un momento para conocerlo y ahora vamos a tener que darle la cara”, sostuvo la epidemióloga Raquel Martín.

“La población tiene que ir adquiriendo anticuerpos y, a medida que lo haga, las personas que se enfermen lo harán con menos gravedad. Eso es lo que creo que va a suceder con criterio médico. En la medida que más privados estemos del virus, menos defensas vamos a adquirir frente a él”, resaltó.

En ese marco subrayó que ya está en circulación, todos expuestos y algunos presentarán más o menos síntomas: “No tiene sentido estar todos encerrados, pero sí hay que enfrentarlo naturalmente y con cuidado”. En este sentido, a la población de riesgo hay que cuidarla con medidas higiénico-dietéticas.

En tanto, Carlos Espul, coordinador de la Red de Laboratorios provincial y de las Unidades Centinela, aceptó que va a circular como cualquier otro virus: “Vamos a tener que aprender a convivir con esto (…) es la actitud que se está tomando en la provincia. Decir por el momento -aunque todo puede cambiar- que no se debe retrotraer a más medidas de aislamiento, tratando de apelar a la conciencia social y la responsabilidad que cada uno tiene y tratar de evitar reuniones”.

Agregó: “Tenemos que saber que todas las veces que salimos a la calle tenemos la posibilidad de enfrentar el virus y contagiarnos, pero si tratamos de salir lo menos posible, probablemente estemos más cubiertos. No podemos tener una normalidad total porque sería arder como le ha pasado a otros países”.

Señaló que es un virus que tiene baja letalidad y que no sabe si vamos a terminar todos infectados pero que indudablemente tenemos que acostumbrarnos a vivir con él.

“Somos todos susceptibles. Esto es dos más dos cuatro, usted no tiene anticuerpos, yo no tengo anticuerpos, los dos somos susceptibles y con chances de enfermarnos. va a depender de los cuidados que tengamos -explicó y continuó-, pero claro que si no se quiere privar de reuniones hay que tener en cuenta que uno desconoce los cuidados que han tenido las demás personas y su núcleo social y es ahí donde se presenta la delgada línea y donde se debe ver con quién se desarrolla un vínculo más estrecho”.

En el mismo sentido opinó la infectóloga Lorena Depauli: “Si el virus está, nos vamos a ir enfermando porque la mayor parte de la población está susceptible (…) pero nunca tuvimos que tener miedo, sino conciencia”.

Está en cada uno

Por eso Espul expresó que ahora más que nunca está a la vista que la forma de control es la responsabilidad de cada uno.

Lo que señalan como esencial es que enfrentarlo requiere responsabilidad y por eso ineludiblemente hacen hincapié en las medidas de prevención repetidas hasta el cansancio: distancia de al menos un metro y medio con los demás, uso de tapabocas higiene de manos y superficies, ventilación de ambientes y evitar las aglomeraciones, entre las esenciales.

Martín agregó una buena alimentación y cuidarse para evitar enfermarse con otros virus.

Reconocen que el punto final de este modo de vida para cuidarse será la llegada de la vacuna, pero para eso falta bastante. Hay varias empresas farmacéuticas en carrera para llegar cuanto antes a este producto, que será el primer y fundamental paso para empezar a controlarlo, con promesas de que haya alguno listo para el primer semestre de 2021.

Sin embargo, no será entonces que todo se resuelva: habrá que elaborarlo para todo el mundo e incluso se habla de la posibilidad de que al menos se requieren dos dosis; por ende, mayor demanda.

Por eso luego de su aprobación habrá que producirlo y se irá cubriendo paulatinamente la población, empezando por los grupos de riesgo.

Pero claro, no se puede vivir encerrado: “Usted no puede dejar de ir al supermercado, no puede dejar de hacer las mínimas actividades para poder vivir, entonces indudablemente nos tenemos que acostumbrar a la presencia del virus e incluso, después de que esto pase, también van a venir rebrotes”.

La respuesta ante el Covid es impredecible

Los especialistas advierten que ante todo no hay que tener miedo sino cuidado y no relajar las medidas, ya que aunque 80% de las personas tienen cuadros leves no se sabe cómo puede responder el organismo. Por ello deben tomar recaudos precautorios incluso quienes no están dentro de los grupos de riesgo porque, además, pueden llevar el virus a quienes sí pertenecen a ellos.

“Uno no sabe qué va a pasar con cada persona. Hay quienes son sanos y pueden tener una respuesta hiperinmune; no sabemos a quién le puede suceder”, dijo la infectóloga Dipauli. Comentó que no hay evidencia de que los cuadros sean cada vez más leves, sino que dependerá de cada persona.

Fuente: Diario Los Andes.