“Promuévase el programa entrenemos responsablemente, en todos aquellos locales tales como gimnasios, clubes, centros recreativos, escuelas deportivas, academia de danza, como así también en quienes imparten clases, profesores de educación física, entrenadores personales e instructores, dentro del ámbito del departamento de Malargüe” indica el primer artículo de un proyecto de Ordenanza que presentó la concejal Paola Rojo (Cambia Mendoza), consensuado con la Dirección municipal de deporte social y rural.

En nuestro departamento hay aproximadamente 12 gimnasios, de los cuales solo 8 poseen las habilitaciones municipales correspondientes. Habiendo un valioso número de profesores de educación física, entrenadores personales e instructores, de los cuales no se lleva un registro a nivel departamental, ni se ha regulado sus prácticas en el ámbito privado (a diferencias de lo que ocurre en escuelas y municipio) como así también estadísticas de sus alumnos.

Por falta de asesoramiento, quienes imparten este tipo de prácticas físicas en ocasiones no cuentan con la cobertura de un seguro de accidentes personales para sus alumnos, no poseen chequeos médicos que le den el apto físico para tales exigencias, y en algunos casos tampoco tienen sus habilitaciones edilicias en regla.

A diferencia de los profesores de educación física, los entrenadores deportivos e instructores no han desarrollado en su nivel preparatorio una formación específica en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, desarrollo de las competencias del alumnado como el dominio y control de la motricidad; y la realización de desempeños motores sencillos y complejos.

Todo ello llevó a la confección del proyecto que busca resguardar el bienestar y la salud de cualquier persona que practique habitual o eventualmente determinada actividad física, deportiva o recreativa; sin poner en riesgo fuentes de trabajo, básicamente tiende regular la actividad.

Así, se podrá contar con una matriculación departamental respecto a profesores de educación física, entrenadores personales e instructores, la cual habilite a desempeñar sus prácticas en el ámbito privado garantizando así la seguridad, bienestar y confort de sus alumnos.

El programa, además, pretende promover acciones que tiendan a la capacitación, actualización e investigación en materia físico-deportiva a todo profesional que se desarrolle dentro del ámbito de la actividad física en nuestro medio. Regular los espacios edilicios y su infraestructura, donde se realiza determinada actividad física.  Asesorar a las instituciones públicas, sociales y privadas que lo soliciten en materia físicodeportiva.

La concejal Rojo y el Director de deporte social y rural dialogan sobre los alcances del proyecto.

Todos los espacios donde se practique alguna actividad física, deportiva y recreativa deberán tener un Director Técnico Matriculado, como Profesores de Educación Física, Licenciados en Educación Física o Profesionales de la Educación Física con títulos oficiales de nivel terciarios o universitarios con validez nacional o provincial. Absoluta higiene y ventilación en la zona de actividad, de reposo y recreación como así también en los sanitarios, dispuestos para damas y caballeros.

Además, deberán adherir a un servicio de emergencias médicas, seguro de responsabilidad civil, contar con elementos de primeros auxilios que serán establecidos por la reglamentación, entre otros requisitos para resguardar la salud e integridad física de docentes y alumnos.