Carlos Brega relatando su historia de vida en 2014 a Eduardo Araujo

Por Eduardo Araujo

Ayer murió Carlos “Bochín” Brega, el hombre que durante 46 años ininterrumpidos hizo periodismo deportivo en Malargüe. Cubrió “hasta los partidos de bolitas” dijo alguien y no exageró. Es que “Bochín”, que se ganó toda la vida como gomero, no dudaba un instante en cerrar su negocio para ir, en su bicicleta, tras la noticia del ámbito deportivo, se gestara donde se gestara.

Hizo por años su “radiodeportes” totalmente ad honorem. Me consta que el dolor de su vida como periodista fue la partida obligada de LV 19 Radio Malargüe, pero no dejó de hacer lo que amaba, pronto incursionó en las FM y siguió, porque lo suyo era estar en la radio para desde allí dar a conocer todo el quehacer deportivo.

“El Bochín” fue un personaje, tenía una memoria privilegiada, era generoso, en más de una oportunidad me ha pasado datos para que yo pudiera hacer mis notas y sé que lo mismo hacía con otros colegas. Vaya a modo de homenaje su historia de vida, que tuve el placer de grabar el 7 de junio de 2014 y que periódico Ser y Hacer de Malargüe publicó en su edición número 137, del 15 de junio de 2014, un día antes de que cumpliera 40 años haciendo periodismo deportivo.

Historia de vida

Comencé a tratar a Carlos Brega cuando para reunir fondos para el viaje de egresados de la promoción 1985 de la escuela Técnica Minera nos acercamos junto a algunos de mis compañeros a su gomería para que difundiera en “Radiodeportes”, que entonces conducía en LV 19 Radio Malargüe, un torneo de fútbol de salón que organizábamos en el gimnasio de nuestro colegio. El no sólo difundió la noticia previa, sino que cada noche nos acompañó para, al día siguiente, difundir formaciones de equipos y resultados en su programa. En el primer semestre del año siguiente, por esas cosas que sólo Dios sabe, ingresé como administrativo en la emisora y fuimos compañeros de trabajo, desde entonces nos hemos visto con regularidad. Siempre me impresionó su incondicional apoyo a las distintas actividades deportivas; el no estar mirando el reloj para irse a su casa si tenía que cubrir alguna disciplina de su incumbencia, porque la noticia no tiene horario; el hacer su trabajo sin medir la paga; el cubrir lo que pasaba con los medios que tenía a su alcance; que por más insignificante que pueda parecer una actividad hay que cubrirla porque detrás de ellas hay personas que ponen lo mejor de sí para concretarlas. Por ello, y otras muchas cosas, es que el día del periodista, pasado 7 de junio, nos reunimos para que contara su historia de vida, que a continuación se resume.

Carlos Brega nació en Palermo, Buenos Aires, el 19 de diciembre de 1940. María Alonso se llamó su madre, hija de españoles, de oficio costurera pantalonera. Francisco Carlos Brega fue su padre, hijo de italianos, nacido el 07 de diciembre de 1897. Don Francisco desde los 7 años tuvo que trabajar como ayudante de lechero, para luego hacer labores de herrero, taxista, colectivero, mecánico. Llegó a Malargüe en 1943 siendo propietario, en sociedad, de un camión para transportar carbón desde Mina Car a San Rafael. La familia se estableció en la esquina de Illescas y Uriburu, costado noreste.Tiempo después se establecerían en Av. San Martín al 1100, detrás del supermercado de la familia Gutiérrez. En 1946 Francisco Brega adquiere la gomería que hasta entonces explotaba Luís Jofré, en Av. San Martín 128, sitio donde también comienza a vivir con su hijo Carlos.

La infancia de Carlos estuvo marcada por el abandono de su madre y, desde entonces, el apego a su padre de quien no sólo heredó su oficio de gomero sino también una inclinación especial por todo lo relacionado con el deporte.

Realizó sus estudios primarios en la escuela Tte. Gral. Rufino Ortega. Al finalizar comenzó a estudiar en la escuela nocturna de capacitación minera que otorgaba el título de capataz minero, la que funcionó en el lugar que en ese entonces ocupaba esa escuela, sitio donde hoy funciona el Honorable Concejo Deliberante, en Uriburu y Torres. Esa escuela nocturna no alcanzó a despedir a su primera promoción, dado que las autoridades escolares decidieron su cierre. Años más tarde formó parte de otro establecimiento escolar que sería el germen del actual Instituto Secundario Malargüe (ISMA). Se trataba de una escuela que comenzó a funcionar en calle Beltrán, entre Puebla y San Martín y que luego se trasladó al primer piso de la actual Seccional 24 de policía, con 48 alumnos y que finalizó con 4 alumnos. Los exámenes para aprobar las materias se tomaban en la escuela Manuel Ignacio Molina de San Rafael. Carlos fue abanderado en primer y segundo año. Al crearse el ISMA cursó algunos meses y tuvo que abandonar para colaborar con su padre en la gomería.

Mientras aflojaba cubiertas, retiraba cubiertas y parchaba cámaras Carlos relataba partidos de fútbol de equipos que formaba en su imaginación. Esos relatos fueron escuchados en más de una oportunidad por Héctor Florencio Lucero (leer su historia de vida en Ser y Hacer de Malargüe110 – 1º de Mayo de 2013), uno de los gestores de LV 19 Radio Malargüe y director por entonces de la AM de Malargüe.

Carlos recordó ese momento: “Héctor llegó a la gomería el 15 de junio de 1974 y me dijo –mañana llevate papel y lápiz y andate a la cancha del Deportivo- Jugaba Deportivo Malargüe con El Salvador de San Rafael. Ese era el último año que Deportivo jugaba en la Liga Sanrafaelina, luego se desafilió para jugar en la Liga Malargüina, en 1999 volvió a jugar en San Rafael, con actualmente permanece. Al día siguiente, domingo, llegué a la cancha y en un costado del cierre perimetral olímpico estaban, junto a un auto, Lucero, Osvaldo Alonso, Humberto Martín, Hugo Morales y David Espina. David fue a tomar las formaciones de los equipos a los camarines y nosotros comenzamos a hacer comentarios breves previos al partido. Al iniciarse el encuentro Héctor Lucero me dice al aire –comenzá a transmitir Bocha- yo lo miré sorprendido, vi que la cosa iba en serio y me largué (risas). El equipo de exteriores se cortó unos 15-20 minutos antes de la finalización del partido. Levantamos todo, vimos el final y nos fuimos a los estudios de la radio a realizar los comentarios. Había ganado Deportivo bien ganado, creo que 5 a 1, Salvador no era un rival para la jerarquía de ese equipo del Deportivo Malargüe. Ese año lo ganó al campeonato sanrafaelino Deportivo Argentino y muy cerquita quedó Deportivo Malargüe. Al finalizar los comentarios Lucero me dijo –mañana vengase de nuevo y súmese al equipo deportivo que dirige Humberto Martín- Yo con gusto lo hice. Ese fue mi debut radial. Cuatro días después, el 20 de junio, se hicieron carreras de carting sobre la avenida San Martín que todavía no tenía boulevard. Transmitimos con dos equipos de exteriores, pusimos uno en el patio de mi gomería donde estaba el parque cerrado y el otro entre la plaza y el Banco Nación, donde se ubicó Humberto Martín. Terminadas las carreras levantamos los equipos y nos fuimos a la cancha del Club Volantes Unidos donde se jugaba la final del torneo “20 de Junio” entre un clásico del fútbol malargüino, Vialidad Nacional-Energía Atómica. Nos ubicamos en el medio de la cancha, prendimos unas hojas para amortiguar el frío que hacía y nos pusimos a relatar y transmitir ese partido. Ganó Vialidad. Desde entonces comenzamos a transmitir todos los domingos partidos de la liga malargüina…”

Carlos «Bochín» Brega, un apasionado comunicador del deporte.

Después de mencionar la formación de Vialidad (Hidalgo; Canales, Vizcarra, Ángel González y Martínez; “Tito” Ruíz, Alberto Poblete y Raúl Guardia; Ricardo Videla, “Nungo” Aravena y Jorge Guardia), que en 1974 se consagró campeón comentó su paso por Radiodeportes, el programa deportivo de radio Malargüe.

“Unos meses después, básicamente por razones de trabajo, Morales, Espina y Alonso dejaron el programa y después lo hizo Humberto Martín, por lo que desde setiembre de 1974 quedé solo, Enrique Verón siempre estaba en la radio por si necesitaba algo y fue un gran apoyo en ese momento. Tuve la participación de varios ayudantes como Luís Ramal, Chiliguay. Ya en los años ’80 Alberto Zambinelli y Valentín Córdoba se sumaron al programa y fueron muy buenos tiempos” agregó después el periodista.

A los 10 años de labor percibió su primera remuneración, gracias a la intervención de ese gran director que tuvo LV 19, José Daniel Porras. Durante la gestión de Jorge De Paolo esa retribución le fue retirada.

En 1998 fue desplazado, sin mayores argumentos, de la radio estatal. Desde el 11 de setiembre de ese año pasó a formar parte de FM 103.1, emisora en la que continúa con su labor.

No hay disciplina deportiva local que Carlos Brega no haya difundido a través de su programa, en el que además promociona los eventos que las instituciones de ese ámbito realizan para recaudar fondos. Confiesa que su pasión es la transmisión de las carreras de bicicletas. No cobra sueldo, sólo vende publicidad para sostener el espacio y cubrir una ínfima parte de los gastos que le generan el desplazamiento a los distintos escenarios deportivos. Jamás le ha negado a un colega la información que maneja, hecho del que doy fe por haberme ayudado en más de una oportunidad.

Valoró el trabajo de personas que trabajan por la niñez acercándolas a la sana vida que da el deporte, como Roberto Guardia, “Ruso” Ramal, los Hnos. Peletay. Los logros en boxeo, yudo, montain bike, jockey, fútbol, ciclismo…

Es fanático de Independiente de Avellaneda. Tiene un hermano, Héctor Servini, de una segunda relación sentimental de su madre. Está casado con Gladys Ruiz con tiene dos hijos: Fabián y Alejandro, que le han dado dos nietas y un nieto.

Al terminar, dijo que “el periodismo deportivo me da vida, a veces uno no almuerza para ir a cubrir alguna cosa, pero no te importa porque lo importante es dar a conocer lo que se hace y apoyar a esa gente que se sacrifica por el bien del deporte”.

Vaya con estas líneas el homenaje de Ser y Hacer de Malargüe on line a Carlos “Bochin” Brega, un amigo de los medios de comunicación.