Foto Mendoza Post.

El sindicato que nuclea a los celadores de Mendoza manifestó una postura totalmente diferente a la unión de los docentes y pidió volver a trabajar de forma presencial en los diferentes establecimientos educativos de nuestra provincia.

En ese sentido, el SUCEND (Sindicato unido de celadores educacionales no docentes se despegó totalmente del SUTE (Sindicato unido de trabajadores de la educación) y requirió a través de un comunicado el regreso a las escuelas de forma urgente. 

«Queremos trabajar. Queremos volver a las escuelas y que el Gobierno otorgue un aumento salarial de emergencia y los protocolos necesarios para desarrollar nuestra actividad», manifestó Miguel Sosa, titular del Sindicato de Celadores de Mendoza, en declaraciones vertidas al diario El Sol.

La situación se dio 24 horas después de la primera reunión paritaria entre ambos gremios y el Gobierno de Mendoza.

De acuerdo a Sosa, durante toda la pandemia los serenos continuaron trabajando en los establecimientos escolares. En tanto que algunos celadores colaboraron con el reparto de bolsones de comida.

El cortocircuito surge con el SUTE 10 días después que Sebastián Henríquez, secretario general del gremio de los docentes, le pidiera al gobernador Rodolfo Suarez que no avance con el retorno a las clases presenciales en nuestra provincia.

El SUCEND todavía tiene su personería jurídica en trámite y en consecuencia las negociaciones de los celadores dependen del SUTE. 

Al respecto, Sosa fue tajante: «El SUTE en realidad nunca nos representó ni peleó por los celadores en las paritarias. Hacen política».

En Mendoza hay cerca de 9 mil celadores registrados. El sueldo promedio de bolsillo para cada uno de ellos es de aproximadamente 18 mil pesos. 

Fuente: Mendoza Post.