Por Patricia Bulldrich-Presidente PRO Argentina, ex Ministra de Seguridad.

Recibí con asombro y mucho pesar el anuncio del presidente Fernández sobre una nueva prórroga de la cuarentena porque escuché los mismos argumentos que en marzo, cuando nos llevó a todos a nuestros hogares.

Volvió a culpar a los argentinos, a las reuniones sociales y familiares, de ser responsables de la estrategia errática del gobierno nacional. Es curioso porque para él los ciudadanos son responsables de los contagios, pero sostuvo en varias oportunidades que el país estaba combatiendo exitosamente el virus.

Prometió “preservar el aparato productivo” de la Argentina, como si acá no hubiera pasado nada. ¿No entendió que cerró la fuente de ingresos de los argentinos durante 200 largos días? Este es un país que ha perdido millones de puestos de trabajo, en el que la pobreza ha avanzado enormemente, con miles de comercios que cerraron para siempre y otros miles que sobreviven endeudados.

Y lo digo con mucha tristeza porque en el anuncio nos volvió a pedir que nos quedemos en nuestros hogares. Presidente, si hoy los argentinos salen (los que pueden, porque una gran cantidad ha perdido su sustento) es para trabajar porque están apretados económicamente.

Se quedan en sus hogares quienes lo perdieron todo. El confinamiento eterno barrió con los empleos y los sueños de millones de personas y usted, en vez de empatizar con este problema, 200 días después vuelve a usar el mismo recurso.

Debería dejar de señalar con el dedo y entender que todos hemos apelado a los cuidados sanitarios, y lo seguiremos haciendo. Y, por sobre todas las cosas, debería poner sus esfuerzos en tratar de que cada joven recupere su educación, y cada ciudadano, su oficio o comercio.

Si quiere poner en marcha al país, que el Operativo Detectar sea el de detectar los problemas que sufren los comerciantes, los niños y la sociedad en general, en vez de sentarse a repetir por Cadena Nacional lo mismo que dijo hace 7 meses.

Espero esta vez escuche lo que le dijimos hace 200 días: la estrategia es el equilibrio. Siempre sostuvimos la misma línea.