El verano es la estación ideal para tomar licuados de todas las combinaciones: son refrescantes, suben las defensas por el aporte de vitaminas y tienen los antioxidantes de las frutas.

Cuando llega el calor, las frutas más accesibles en Mendoza son el melón, la sandía, los duraznos, los damascos y las ciruelas. Todos se pueden batir mezclados, con agua, con leche o con hierbas como la menta. Es importante beberlos de inmediato para que los vegetales no pierdan sus minerales y vitaminas.

Los licuados se pueden hacer con una minipymer o licuadora y tienen todos estos beneficios para la salud:

•          Son buenos para las defensas. El cuerpo asimila más rápidamente los nutrientes de las frutas, ideales para subir las defensas, convirtiéndolos en energía.

•          Son antioxidantes ya que están cargados de fito-nutrientes que fortalecen la regeneración celular, la visión y la piel así y los huesos.

•          Dan saciedad: Son ideales para quienes quieren bajar de peso o mantenerse en un peso saludable, ya que dan una sensación de saciedad inmediata con poco aporte calórico.

•          Hidratan: la hidratación en verano es fundamental, y los licuados son la mejor opción para no caer en las gaseosas azucaradas y con ingredientes artificiales.

•          Mejoran del tránsito intestinal. Mantienen los intestinos saludables por su aporte de fibras.

•          Incrementan el consumo de vegetales en los chicos. Algunos no comen la cantidad de fruta que se aconseja por día, pero nadie se resiste a un licuado. Además, se les puede agregar leche, aumentando el aporte de calcio y proteínas.

Cómo prepararlos

En todos los casos se debe pelar la fruta y cortarla en trozos pequeños.

De melón, pepino y menta

El melón se puede licuar solo, pero es la pareja perfecta de la menta. Esta mezcla es desinflamante.

Ingredientes

Hojas de menta 10 g

Azúcar o edulcorante a gusto

Un pepino

Un melón

Licuar un melón sin cáscara, pero con semillas. Incorporar un pepino pelado y en trozos con semillas. Agregar azúcar o edulcorante, agua, hielo y hojas de menta.

Melón con leche y yogur natural

Sí, se puede mezclar y queda delicioso, además de ser ideal para los más pequeños

Ingredientes:

1 melón

2 cucharadas colmadas de yogur natural

1/2 vaso de leche

Azúcar o edulcorante

Se bate todo y se sirve fresco

Licuado de sandía

Este licuado se puede hacer con la sandía en trozos y un poco de agua. No necesita azúcar. Pero también podés preparalo con unas hojas de menta y mucho hielo. Es dulce, desintoxicante y potente en vitaminas.

Durazno con leche

Solo debes pelar los duraznos (una porción por medio litro de bebida) y mezclarlos con leche y azúcar.

Durazno y naranja

Para este licuado tenés que exprimir primero el jugo de las naranjas hasta obtener una taza y mezclar con un durazno. Se le puede agregar o no azúcar. Es delicioso y uno de los favoritos de los niños.

Ciruela y banana

La ciruela suele ser un tanto ácida para los más pequeños. Pero si se mezcla con una banana y una taza de agua o leche es irresistible.

También se puede batir dos ciruelas peladas con un jugo de naranja: es détox y combate el estreñimiento.

De damasco con yogurt

Se baten cuatro damascos pelados, el jugo de dos naranjas y un pote te yogur natural con azúcar o edulcorante a gusto.

Fuente: Prensa Mendoza.

Para hacerte llegar lo que pasa en Malargüe y en la provincia de manera personal, te invitamos a que seas parte del grupo de Whatsapp de Ser y Hacer en donde sólo recibirás noticias, en ningún momento estará abierto, por lo que sólo te llegará lo que subamos a nuestra web. Te dejamos el link para que te puedas unir: https://chat.whatsapp.com/JcYc2duVvzqCkaVjn06wMq