Patricia Bullrich junto a Omar De Marchi.

Por Ana Araujo, corresponsal de Ser y Hacer de Malargüe on line en Ciudad de Mendoza.

La líder del PRO a nivel nacional y ex Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, estuvo el jueves y viernes en nuestra provincia cumpliendo una apretada agenda, en el marco de la presentación de su último libro “Guerra sin cuartel”. Un equipo de diario digital Ser y Hacer de Malargüe on line estuvo en la conferencia de prensa de “la mejor ministro de seguridad que ha tenido la Argentina en muchísimos años, que le dio identidad y fortaleza a esa cartera, a través del desarrollo de un plan claramente diseñado con anterioridad” en palabras del diputado nacional Omar De Marchi, que la presentó ante el periodismo mendocino.

Patricia Bullrich inició el diálogo con el periodismo hablando de su labor desde el momento que dejó de ser responsable de la cartera de Seguridad indicando “nuestro objetivo es reconstruirnos como una fuerza con profundidad social, con capacidad de representación de lo que nosotros creemos que son los valores de un país productivo. Necesitamos un país que crea en el progreso y en la prosperidad. Mendoza es un ejemplo de esto. De esta posibilidad de transformar una tierra difícil y hostil en un lugar en el que se genera trabajo, posibilidades, a pesar de los problemas”.

Sobre su visión actual del país dijo “hay una necesidad de una rápida recuperación de la economía. Siempre los ciclos parecen ciclos que, cuando vienen los gobiernos kirchneristas o el Frente de Todos, la soja sube, el maíz sube, el litio está arriba. Pero, el problema es que hoy sabemos que los productos, si no están en el marco de un sistema que le permita crecer, no necesariamente se aprovechan esas circunstancias. La Argentina tiene hoy una gran posibilidad, con estos precios extraordinarios que tiene. Creemos que los puntos centrales son una economía competitiva, para eso hay que hacer los cambios en las leyes laborales que favorezcan el empleo registrado, la posibilidad de ayudar a las empresas más pequeñas, a los comercios, que han sido los que más han sufrido durante todo este año, generar realmente posibilidades para todos los profesionales, para todos los que no han podido trabajar, los trabajadores que han quedado fuera del sistema en este tiempo. Es algo absolutamente importante”.

Luego indicó que el gobierno nacional debe trabajar sobre la gestión del día a día al puntualizar “estamos muy mal con el presidente, al no haber invitado al gobernador de Mendoza a la gira por Chile, porque parece que hubiera gobernadores que tienen privilegios por ser del partido de gobierno, y gobernadores que gobiernan una provincia, como la de Mendoza, la dejan afuera. Quizás esto tiene que ver con que el presidente, lo que busca es solo favorecer a aquellos que son de su partido, y no se da cuenta que, al hacer eso, deja afuera no a un gobernador, deja afuera a un pueblo. Como es el pueblo mendocino, que no se lo merece”.

Seguidamente abordó el tema educativo y dijo “estamos muy ocupados con el tema de la vuelta a las aulas. En todo el país nosotros hemos logrado algo que es muy importante, partimos de un no, en enero el presidente dijo no van a empezar las clases, Trotta dijo no van a empezar las clases, varios sindicalistas dijeron no van a empezar las clases. Nosotros seguimos en esa lucha, en esa causa, y hoy transformaron ese no en un sí. Aún con mucha incertidumbre, hay muchas provincias que todavía no saben cómo va a ser el sistema, cuántos días van a poder ir los chicos a las clases. En el mundo entero se ha discutido que las clases son lugares seguros, en la medida, por supuesto, que siempre se tomen recaudos. Y son seguros porque, además, trabajan sobre la posibilidad de que la familia pueda volver a trabajar. Estamos pidiendo certezas, porque las familias tienen que organizarse, las familias no pueden perder ni la salud mental de sus niños, ni la educación, ni el trabajo, porque los chicos no pueden quedarse solos. Queremos que el país sea serio. Chile tiene 19 millones de habitantes, la Argentina, 45.376 millones. Y fíjense ustedes, en Chile ya hay dos millones de personas vacunadas, y en la Argentina 322 mil. Esto, nosotros creemos que es un tema de gestión. ¿Por qué Chile va a poder vacunar más que la Argentina? ¿Porque tiene más miembros de las fuerzas de seguridad? ¿Porque tiene más miembros del ejercicio? ¿Tiene más estructura sanitaria? No. Esto es un tema de organización, cuando la vacunación se pone en los locales de la Cámpora, en vez de ponerse en toda la infraestructura que tiene el país pasan estas cosas”.

Abogó, en ese sentido, por una clara política sanitaria “si bien hemos aprendido distanciamiento, hemos aprendido un montón de cosas, y durante todo el año, ni el personal de salud, ni el personal policial, ni los colectiveros, ni los que manejan un taxi, ni los que recogen la basura, están vacunados e igual trabajaron. Nos sentiríamos mejor, y nos recuperaríamos más rápido si tuviésemos una posibilidad real de vacunar rápido a la sociedad. Este año desde el Pro y, en el marco del Pro Juntos por el Cambio, vamos a trabajar muy fuerte por lograr una representación social de todos los sectores que quieren este país de la prosperidad, este país en el que la gente elija trabajar, elija estudiar, elija poder desarrollarse a esa iniciativa privada, se respete la libertad, no haya feudos. Las instituciones sean las instituciones que nosotros queremos desarrollar en nuestro país, que sean transparentes y limpias para todos los argentinos”.

Durante todo el mes de enero y sobre el mes de enero, hubo 33 femicidios en el país, uno cada 23 horas. ¿Qué opinan al respecto y cómo está la situación hoy en día?

Es una tragedia lo del femicidio. Además, evidentemente, además de que demuestra una altísima violencia en la sociedad, también yo creo que un año de cierre y de cuarentena ha profundizado, muchas veces, la violencia que genera las relaciones tóxicas entre personas. Y la situación brutal de violencia contra las mujeres. Nuestro bloque de diputados va a representar, el día primero de marzo, un proyecto que nosotros presentamos desde el ministerio de seguridad, con la firma de Mauricio Macri, que es un proyecto que yo creo que lo tendrían que tomar todos los bloques, y sería fundamental que todas las provincias participen. Nosotros estudiamos durante dos años, a fondo, el tema de los femicidios, llegamos a la conclusión, mirando las dos experiencias más exitosas que existen en Europa, en América Latina no había todavía experiencias exitosas, en Inglaterra y en España, que era uno de los países que tenía más femicidios, y lo bajó muy fuertemente.

Y presentamos un programa que, primero lo que hace es hacer que la denuncia sea de acción pública. Quiere decir que cualquier persona puede denunciar, no necesariamente tiene que denunciar la víctima. Porque, por ahí, la mujer va a un lugar, se va a una peluquería y le cuenta a la peluquera, esa mujer puede ir a denunciar. En cualquier lugar donde a una mujer la atiendan en un sanatorio, en un hospital, en un centro de salud, los médicos, las médicas, las enfermeras, si ven algún golpe, denuncien de manera inmediata. Se arma un registro nacional, y al primer signo de violencia, esto es como la idea de hacerlo casi preventivamente, se toma una medida. Y se le pone a esa mujer una tutora, que puede ser de la policía, en general es mejor que sea mujer, e inmediatamente se toma una medida. Aunque la mujer diga que no. Porque, muchas veces, las mujeres no reconocen, o les cuesta, o no pueden salir ellas mismas de una situación que después las lleva a la muerte. Es decir, en esas relaciones tóxicas terribles.

No es el caso de Úrsula, que había denunciado 18 veces. Bueno, este sistema que nosotros presentamos, que lo estudiamos a fondo, lo va a llevar adelante nuestro bloque. Le pedimos al Presidente de la nación que lo mire, y al ministerio de género y diversidad, al ministerio de seguridad, que lo miren, a ver, que se olviden que lo presentamos nosotros, porque si no, como lo presentamos nosotros, lo tiran a la basura. En vez de eso, que vean que el país, porque yo como ministra de seguridad y todo el equipo que hizo eso, lo hizo con fondos de nuestros ciudadanos, nosotros hicimos ese estudio y presentamos un proyecto que, cuando lo llevamos de nuevo a Inglaterra, dijeron “mejoraron lo que nosotros hicimos”. Entonces, está estudiado, nos ayudaron miembros del CONICET (Concejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina).

Con respecto a la evaluación de la actuación de la bonaerense y también de la justicia, en el caso Úrsula, específicamente, ¿Cuál es su opinión?

Son dos cosas que hay que separarlas bien. En primer lugar, en el caso del femicidio, el femicida es un policía. Es un femicida. Puede trabajar de lo que sea, es un femicida. En eso no hay medias tintas y además en una persona que, lamentablemente, teniendo carpeta psiquiátrica, no lo habían sacado todavía de la fuerza. Es decir, cuando las personas tienen una situación ya, y hoy se ha dicho que ya tenía un acto previo de violación, se estaba confirmando, con lo cual realmente hay que mirar mucho estos casos. Porque, además, las personas que están dentro de las fuerzas de seguridad, tienen un manejo de la fuerza, de las armas, en este caso fue un cuchillo, distinto al que puede tener una persona que no lo ha hecho igual. En ese sentido, ¿Qué puede hacer la policía si la justicia no le da una orden de restricción? Este sistema que nosotros hemos pensado, la primera que actúa, es la policía. Y actúa rápido. Poniéndole alguien en la puerta, algún recurso, algo. Para que no pase esto.

La policía estuvo esperando la orden de captura, por el caso de la violación, no le llegó nunca, tampoco tuvo la restricción, ¿El botón de pánico iba a llegar después de 18 veces? Llegó tarde, no llegó, la mataron. La asesinaron con puñaladas, con un nivel de violencia brutal. Así que el sistema no puede seguir funcionando así. Por eso estamos ofreciendo una solución.

El caso de los policías. Yo creo lo siguiente, si hay 400 policías, que están haciendo una revuelta, y el ministro cree que esos policías no pueden volver a la fuerza, lo tiene que hacer de manera inmediata. No esperar cuatro meses. Porque esperar cuatro meses y haber firmado un papel donde decía que no los iban a echar, es como no cumplir la promesa, y generar una enorme desconfianza en la fuerza. Y si en ese momento, esos policías desobedecieron la orden de levantar esa huelga, inmediatamente tenía que haber tomado la medida y no abrir un expediente. ¿El expediente qué es? Si ya sabemos lo que habían hecho.

Entonces, a mí me parece que fue como postergar una decisión, para sacarla del momento e incumplir la palabra. Yo creo que con las fuerzas de seguridad uno tiene que tener una palabra. Hicieron algo que no se debe, afuera. Punto. Si es lo que considera el ministro. Si yo les digo que no los voy a sacar, no los saco, lo que no puedo hacer es sacarlo cuatro meses después. Hoy hay, en este momento, 4.000 policías en puente 12. Estas cosas generan situaciones de desorden. Ya Berni ha tenido tres veces, se le levantó la gendarmería, en el 2013, se levantó la prefectura, que son fuerzas casi militarizadas, se le levantó la policía. Algo pasa en la relación, que no logra que las fuerzas tengan confianza. Porque, yo creo que cuando Berni sale cumpliendo el rol de policía, y dice subordinación y valor, eso lo hacen los policías, no lo hacen los civiles. No lo hace un ministro de seguridad. Es confundir los roles.

Hoy, las policías, hay que tratarlas de una manera más democrática. Hay que hablar, hay que tener diálogo, por supuesto que, a la hora de la acción, la disciplina es fundamental, porque sino les va la vida. Pero el trato no es un trato militar, es un trato de un civil a personas con las que se puede hablar y desarrollar ideas. Esa es la nueva forma de conducir las fuerzas de seguridad, y no desde un sistema militarizado.

Acá, en Mendoza, ha sucedido algo que repercutió en el país, un ex intendente fue juzgado por corrupción y por una ley que se votó hacen dos años, de extinción de dominio, confiscaron todo. Sin embargo, eso, hablando de corrupción, a nivel nacional, se está tratando de mellar el poder judicial.

Estoy muy orgullosa de que Mendoza tenga una ley de extinción de dominio, la luchamos durante los cuatro años de la gestión, para sacarla a nivel nacional. Existe, porque hicimos un decreto de necesidad y urgencia que está vigente. Y ha habido casos de extinción de dominio a nivel nacional, pocos. Todavía hay pocos jueces que la han puesto en marcha, pero a mí me parece fundamental. ¿Robaste? Devolves todo con tu plata, con lo que te robaste, con las casas, con los barcos, con lo que tengas.

Y, a nivel nacional, sigue vigente el decreto de necesidad y urgencia que sacó el presidente Mauricio Macri.

¿Ha hecho un proyecto político suyo, como algunos sectores hablan, hacia la presidencia de la Nación? Y, en ese proyecto ¿Está Omar De Marchi?

Yo soy presidente del PRO. Omar es presidente del PRO de Mendoza. Ahora, nuestra máxima preocupación es el 2021. Si nosotros, hoy, nos ponemos a discutir qué vamos a hacer en el 2023, que falta un montón, lo que haríamos es achicar el proyecto del PRO a nuestras propias voluntades y demás, y no conducir un conjunto. Así que yo creo que nosotros hoy tenemos que conducir a un gran conjunto y llevarlo a una gran elección. Entonces no queremos hablar de proyectos personales. Todos sabemos quiénes son las personas que puedan ocupar hoy cargos en la Argentina. Pero, por ahí, en el 2022 cambia todo. Así que, ahora, estamos en una construcción colectiva. Y de ahí no nos van a mover.

De esta elección del 2021 ¿El gobierno pretende modificar las próximas elecciones legislativas, las PASO? Usedes tienen una mirada distinta. ¿Qué opinión merece, cuál sería el objetivo, del gobierno, de modificar este esquema electoral del 2021, y cómo cree usted que se va a posicionar Juntos por el Cambio para esas elecciones?

Acabo de leer, recién, bajándome del avión, una declaración del ministro del interior, Wado de Pedro, diciendo que no cambiaban las condiciones electorales. Así que, nosotros, como todos los días recibimos una información distinta, un día cambian, otro día no cambian, otro día tenemos ley de Lemas en cubierta, y demás, queremos saber qué van a hacer. Que nos cuenten, que nos digan. Porque si todos los días cambian, nosotros queremos y nuestro concepto es, en un año electoral, no se cambian las reglas. Ese es nuestro concepto. Cortito y al pie.

¿Quién gobierna, en su opinión, Alberto Fernández o el kirchnerismo duro?

No sé si gobierna el kirchnerismo duro o Alberto Fernández se adapta a lo que le conviene, porque es lo que él cree que le da más poder. Yo no lo veo distinto, no veo que haya marcado la diferencia. Tuvo la oportunidad de marcar la diferencia, hasta ahora no lo hizo.

Para hacerte llegar lo que pasa en Malargüe y en la provincia de manera personal, te invitamos a que seas parte del grupo de WhatsApp de Ser y Hacer en donde sólo recibirás noticias, en ningún momento estará abierto, por lo que sólo te llegará lo que subamos a nuestra web. Te dejamos el link para que te puedas unir: https://chat.whatsapp.com/IuwrClWyTDPFrgDFpMCRWN