La abogada Daniela Barrera, defensora de una enfermera del hospital Malargüe que sufrió un acoso en la guardia de esa institución a mediados de diciembre de 2019, indicó que aún no hay fecha para concretar el juicio pero que la causa “avanza bien”.

La abogada indicó que su clienta, mientras estaba trabajando en la guardia del hospital Malargüe, sufrió manoseos y otros tipos de acoso por parte del médico que estaba a cargo del servicio. Éste, según consta en un acta labrada por parte de autoridades del nosocomio y que se ha incorporado al expediente, se encontraba en evidente “estado de ebriedad, con pérdida de equilibrio, desorientación, falta de respeto a sus compañeros y está determinado que en varias oportunidades había venido en la misma condición. Él aprovecha la situación de vulnerabilidad de la enfermera y empieza con un abuso sexual simple”.

Otro médico y colegas de la enfermera retiraron al médico agresor, mientras esta pedía a gritos ayuda. Tras radicarse la denuncia, comenzó el proceso de investigación a cargo de la Fiscal penal de Malargüe, Dra. Andrea Lorente.

“Nosotros como abogados querellantes, hemos aportado datos y pruebas a la causa. Estos procesos son muy duros, lo primero que tiene que hacerse es investigar a la víctima, en qué situación se encuentra con respecto a las pericias psicológicas y físicas. Nosotros tenemos un acto donde se cometió un delito que no solamente fue relatado por la víctima sino por el entorno. En ese momento también había un papá con un menor y escucha los pedidos de auxilio de la enfermera que no podía salir de esa situación incómoda a través de manoseos y otro tipo de actos que no podía eludir” detalló Becerra.

Dra. Daniela Barrera (foto gentileza)

Informó que la enfermera continuó trabajando pero que al cabo de algunos días presentó “una condición psicológica bastante considerada, observada primero por un psicólogo y después por un psiquiatra. Ella fue retirada del sector laboral donde estaba muy cómoda para desenvolverse en otra área. Si bien se reincorporó después del alta médica psiquiatra, sufre el que la van cambiando de sector y viviendo una situación incómoda por la parte jerárquica del hospital”.

El médico hasta el día de ayer no había vuelto a trabajar en el hospital, aunque legalmente podría hacerlo en razón que solo regiría una medida de no acercamiento a la víctima.

Al hacer referencia a la causa en concreto la abogada dijo “se está a la espera del aporte de dos o tres pruebas fundamentales que en este momento se están esperando los resultados y en el caso que la Fiscal lo estime pertinente se solicitará la elevación a juicio”.

“Lamentablemente este tiempo que ha pasado con lo de la pandemia y que ahora todo se hace de manera virtual hace que los tiempos procesales vayan más lentos que los normales. Hay que tener paciencia y confiar porque el Ministerio público fiscal está haciendo las cosas muy bien. Hoy es difícil decir una fecha para realizar el juicio” concluyó Barrera.

Cabe destacar que por razones legales no se da a conocer el nombre de la víctima y en la etapa de instrucción tampoco el de su victimario, el que sí se podría publicar en caso de ser encontrado responsable del delito que se investiga.