Senadoras y concejales del Frente de todos (Foto prensa HCD)

Por Lic. Juan Manuel Ojeda-Intendente de Malargüe.

Considero que hay fuertes motivos para informar a los vecinos de Malargüe sobre un temerario pacto existente entre un reducido grupo de afiliados a ATE (encabezado por Benito Martínez) con el PJ malargüino, en contra del vecino y del resto de los trabajadores municipales que están poniendo el hombro a la comunidad, en medio de la mayor emergencia sanitaria, económica y financiera que recuerde este departamento en sus 70 años de existencia. Este pacto consiste en utilizar cualquier medio a su disposición para generar caos y graves conflictos sociales en el departamento.

Una de mis primeras medidas, como intendente, fue otorgar -antes que muchos otros municipios del país- un aumento del 10 por ciento en enero al que le sumamos un bono del 7,5 % a mitad de año. Es más, habíamos comenzado a avanzar, con el Sindicato, en otros temas como los concursos de ascensos en la Municipalidad de Malargüe

De la noche a la mañana, este reducido grupo eligió pactar con el Justicialismo para tratar de (repito, en plena pandemia) dañar la gestión, lastimar la institución y el vínculo directo con el vecino. Ellos desean imponer un modelo de gestión que ya tuvo Malargüe y cuyas consecuencias aún estamos pagando entre todos.

El conflicto que ATE propone, no está en sus bases. Los empleados municipales tienen la camiseta del vecino puesta, están codo a codo con ellos y nosotros, peleando por salir adelante. Los empleados municipales saben que estamos respetando todos y cada uno de sus derechos en este tiempo. Es más, recuerdo a muchos de ellos cómo se enojaron fuerte cuando se enteraron que este grupo de concejales opositores fueron los primeros en cobrar el aguinaldo, a espaldas del esfuerzo que estábamos haciendo entre el Gobierno Municipal, los empleados y la comunidad malargüina.

Una vez más, como Intendente Municipal, debo decir la verdad al vecino. Prometí un cambio real y es lo que hacemos, decir las cosas por su nombre. Existe un pacto con un objetivo claro que es demoler y atropellar el sólido equilibrio que tenemos en Malargüe en medio de la mayor emergencia sanitaria que la historia mundial recuerde.

Desde aquí seguiremos trabajando codo a codo con el trabajador municipal y el vecino en busca de soluciones en un marco de respeto, convivencia y el cuidado de los demás.