Ruta 40 a la altura de El zampal.

La obra de Portezuelo del viento debió haberse adjudicado, en teoría, a quien ganó la licitación, la UTE Malal hué, que además realizó una rebaja del 20 % del valor ofrecida en un  primer momento.

Llama la atención que teniendo un laudo presidencial firmado por el ex presidente Macri se haya dilatado esa adjudicación. Evidentemente, estamos ante un juego de intereses muy grande y esas demoras están perjudicando Malargüe, a Mendoza y a la Argentina, que muy pronto no tendrá energía para satisfacer la demanda.

Grandes defensores de la obra, como lo fueron en su momento el Ing. Aldo Guarino Arias y el ex senador nacional Miguel Mathus Escorihuela ahora aparen en contra ¿Por qué los mismos mendocinos tiran en contra de Malargüe y buscan que se hagan obras en San Rafael o el resto de la provincia?

El actual legislador provincial y candidato a diputado nacional Mario Vadillo acercó una propuesta al gobernador Rodolfo Suarez para que los fondos que se van utilizar en Portezuelo del Viento puedan ser reinvertidos en nuevas tecnologías para el uso eficiente del agua bajo la experiencia de Israel.

No me opongo a la incorporación de tecnología para el riego, al contrario, pero nunca con los fondos asignados a Portezuelo del viento, porque esa obra se pactó con un gobernador de la provincia, Julio Cobos, y el presidente Néstor Kirchner. Ambos de dos colores políticos distintos pero con una visión amplia de las cosas.

Portezuelo es una obra muy estudiada, con muchos beneficios para el país, donde también está incluida La Pampa porque el trasvase del rio Grande al Atuel tendrá el doble del caudal que tiene hoy con lo cual ella tendrá el agua que hoy reclama.

Respecto de la discusión con La Pampa, en relación a la obra de Portezuelo, parece importante incorporar un tema fundamental. Mendoza jamás reclamó un metro cúbico de agua del río Barrancas, que junto al Grande forman el Colorado. El 50 % del caudal de agua del Barrancas le corresponde a Mendoza y el otro 50 % a Neuquén. De eso nunca hemos reclamado nada y debe ponerse en la mesa porque si no parece que los mendocinos somos roba agua o roba ríos como dicen los carteles que ha puesto el gobierno pampeano. Mendoza debe reclamarle a La Pampa, con énfasis, el resarcimiento por el uso de las aguas del Barrancas.

Creo que ha llegado la hora de que los mendocinos debemos hacer valer nuestros derechos.

En este contexto, creo que la clase política de Malargüe, sin miramientos de partidos, debe imbuirse de estos temas para ir a discutir la problemática del agua en Mendoza.

Seguramente esa falta de unión es la que nos lleva a que las obras en Malargüe se demoren años en concretarse.

La ruta nacional 40 lleva años en estado de abandono desde Bardas Blancas al sur. Hoy estamos peor que en la década de 1970, cuando estaba asfaltada en ese tramo y los colectivos iban a Bariloche por nuestro departamento.

Los puentes de Malargüe a Bardas Blancas, que son claves para el Paso Pehuenche, son los mismos que teníamos en 1960. Llevamos más de 10 años con obras paralizadas para hacerlo nuevos. En cualquier momento se caerá uno y no sé qué vamos hacer, son una espada de Damocles que pende de un hilo.

Los malargüinos no podemos seguir perdiendo ingresos porque no se posibilita el desarrollo de la minería.

El tema del zorro y el puma, que afecta la economía de nuestros puesteros, lleva años y nos está costado encontrar una solución con sentido común.

Qué va a pasar con el centro de skí proyectado en El Azufre, qué camino se utilizará para llegar, se están realizando los estudios para acortar distancia por Portezuelo de Carqueque o se llevará a la gente a dar la vuelta hasta Las loicas para llegar a ese atractivo invernal, qué pasará, si ello es así, cuando se haga Portezuelo del viento. Son preguntas que nadie responde.

He llevado muchas luchas solo, he levantado la voz por estas cosas en soledad y hoy, con más de 70 años, me doy cuenta que no se han cumplido mis anhelos. Por eso hago esta convocatoria a un diálogo franco por el engrandecimiento de Malargüe. No puede haber voces gritando por un lado, por un partido, y otras por otro lado, por otros partidos. Tenemos que unirnos todos para las cosas que el departamento necesita.

La dirigencia malargüina tiene que tomar nota de las postergaciones de obras y decisiones para con nuestro departamento, unificar el discurso, dejar de cuestionar lo que se hace bien y cuestionar lo que no se hace. Ha llegado el momento, en el umbral de un nuevo aniversario de Malargüe de estar unidos para salir juntos a levantar la bandera de los intereses de Malargüe.

Por Luis Alberto “Pocho” Rivero ex concejal de Malargüe.

Luis Alberto Rivero

Para hacerte llegar lo que pasa en Malargüe y en la provincia de manera personal, te invitamos a que seas parte del grupo de WhatsApp de Ser y Hacer en donde sólo recibirás noticias, en ningún momento estará abierto, por lo que sólo te llegará lo que subamos a nuestra web. Te dejamos el link para que te puedas unir: https://chat.whatsapp.com/ICTdkNFlpywEWnhvAs5H1k

Encontrá estas promos en YPF LA CORDILLERA