Por Fer Tau

“Hay que hacer que las cosas pasen” (E. Ginobili), esta frase tiene origen en un partido donde el basquetbolista tenía la pelota en posesión, faltaban muy pocos segundos para terminar el partido. Para peor, iban un punto abajo en el tanteador, no tenía a quién hacer un pase y se consumía el tiempo, entonces, tomo la decisión: encaró a su marcador, convirtió el doble y sonó la chicharra, ganó su equipo. Cuando le consultaron por qué hizo esa jugada si no era su posición, respondió con su frescura la frase de esta nota.

Esta semana ocurrió algo parecido. La familia de la actividad turística en Malargüe, desahuciada económicamente hablando por el parate obligado por la pandemia, se reunió en la Cámara de comercio, solicitó al Concejo deliberante y al intendente que, por favor, se permita nuevamente el turismo en el departamento. Los protocolos establecidos para desarrollar la actividad son de por si exigentes y en sintonía de lo indicado a nivel nacional para el desarrollo del turismo. Estas solicitudes fueron escuchadas y aprobadas. San Rafael se adelantó a la jugada y autorizo la actividad horas antes de que ocurra lo mismo en Malargüe.

A veces, o casi siempre, somos cabeza de ratón o cola de león en la toma de decisiones, que hechas con timming político, seríamos noticia a nivel nacional en los principales medios de comunicación. Siempre se nos escapa esa tortuga y San Rafael es la liebre con ganas de ganar esta desigual competencia. Lo bueno que, en la tendencia de aflojar un poco la rienda de todas las prohibiciones por parte del gobernador, estamos en la misma ola que San Rafael y Alvear.

Hasta ahí, parecía que nos encaminábamos a organizar la temporada de verano. Pero se dispararon la cantidad de casos de Covid en el sur mendocino, además, nuestro presidente decidió volver hacia atrás cuareeterna. Una de cal y otra de arena.

Esperemos sea solo un susto esto del contagio, además de turismo, disc jockeys y afines también se reunieron con el intendente para expresar su problemática al no tener actividad desde marzo. Un botón basta para muestra, en este caso turismo y diversión. Casi todas las actividades relacionadas a comercio están en la misma situación.

Malargüe, capital del Test drive para off road

Malargüe, capital del Test drive para off road opara alguna etapa del rally de la república.

Estamos viendo qué hacer para que Malargüe sea considerado una región atractiva para desarrollar actividades de alta exigencia para los amantes del deporte automotor. Los cráneos de DPV del sur mendocino se esfuerzan año a año para dejar nuestros caminos rurales en una categoría superlativa para ser considerados de nivel para organizar etapas o la carrera completa (Kilómetros de caminos no nos faltan). Acá se termina el desafío de los Ford contra los Chivos del TC, pongamos estos vehículos como gancho y parte del ADN fierrero argento, porque si los hacemos correr, se desarman al poco tiempo de rodaje. En esta carrera solo estarían en condiciones de participar, las marcas que conocemos y usamos para trabajar (Toyota, Chevrolet, Ford y Nissan entre otras), usando estos vehículos, aseguramos que varios van a poder llegar a la meta en cada etapa.

Esto de delirar con un rally malargüino nos deja una contradicción. Para qué hacer más actividades nuevas si las que se desarrollan ahora minería, petróleo y ganadería, además de turismo que no termina de despegar, ya están. Estas actividades, está probado que funcionan, pero no escapan a la crisis económica mundial, no les cuento como les afecta un plus más el hecho de estar en Argentina.

El protocolo no escrito del antidesarrollo argento que existe desde bastante antes de la pandemia, nos hace siempre cuesta arriba cualquier emprendimiento y nos tenemos que poner creativos para ver qué podemos hacer para seguir en movimiento.

Se acerca fin de año, todavía no se ve la otra orilla, pero la intuimos. Esto nos da esperanzas para encarar el verano, espero, en esta situación fantástica (por fantasía, casi irreal) que estamos padeciendo, los terraplanistas estén equivocados y la tierra sea redonda, que lleguemos a algún lado.

Más camas para terapia intensiva en el hospital de malargue

Esta semana pasada quedaron a disposición del hospital dos nuevas camas para el sector de terapia intensiva. Muy buena noticia, ya que a todos se nos pasa por la cabeza qué ocurriría si tenemos varios casos graves de Covid en el departamento.

En porcentaje en cantidad de camas, estamos en la cifra promedio a nivel nacional, pero en cantidad de camas netas, parece poco. Se está haciendo todo el esfuerzo posible para tener mejor cobertura. De a poco el hospital se va equipando con más tecnología para tratar el Covid. Y, como habitantes de Malargüe, tenemos que acompañar la gestión del hospital, recuerden que en caso de fuerza mayor, el otro hospital está a cerca de 200 Km. del reloj. Y este esta acá, cerquita, frente a la terminal.

Nuestros mejores deseos de una buena gestión para la licenciada Yolanda Carbajal como Directora ejecutiva y el Dr. Raúl Calderón, Director asistencial como nuevas autoridades del Hospital Regional de Malargüe.

Hasta la semana que viene, se está viendo el verde que se hace notar cada vez más, la primavera a pleno, el calorcito cambia el ánimo. ¿Quién dijo que esta todo caro? Por solo cinco dólares te podés hacer un asadito para 3 o 4 personas este domingo.