Por Fer Tau

¿Alguien le avisó a la nobleza de la clase política que no hay un mango?

Cuando fue el asunto de los bolsos llenos de millones de dólares que le encontraron a un exfuncionario, este señor dijo, para defenderse y aclarar, que era dinero de la política. Como si la política generara divisas y ganancias.

¡No! La política no genera ganancias como lo pueden generar las empresas y los comercios.

La política se nutre del erario público, de lo que ingresa a las arcas de la recaudación de impuestos. La clase política de alto vuelo nombra asesores, reparte pensiones, viajan gratis en avión, cobran fortunas a fin de mes, transan entre ellos, pero el pueblo no ve frutos o resultados que beneficien a la población y como están saturados de hacer nada, crean nuevas comisiones de ¿trabajo? En estas creaciones de comisiones hay que nombrar cargos y pagarlos. ¿Y quién lo paga…? Vos, yo, todos los que laburamos y pagamos impuestos.

Como las arcas públicas están un poquito vacías, estos cerebros, que para mí no usan desodorante porque simplemente no transpiran, sentaditos en sus despachos, debajo del aire acondicionado, rosca de por medio, se les ocurre inventar un par de impuestos nuevos.

Impuesto al viento en Chubut. Si, en serio. ¿El viento es aire en movimiento, si el viento se detiene, también cobrarían por respirar?

Impuesto al seguro automotor en todo el país. Como la tasa de este nuevo impuesto es del 0,5% de lo facturado, es poco, no se nota. Ahora también van a cobrar por usar los cajeros automáticos.

¿No probaron con bajarse un poquito los sueldos, recortar gastos o evitar gastar por placer?

Espero que por estos lados no se tienten de copiar la genialidad chubutense y gravar la brisa cordillerana como si fuera un esfuerzo del Estado para generarla.

La mejor manera que tenemos para llenarnos la heladera (lo tenemos que hacer nosotros, ya que el que prometió hacerlo nos dejó de garpe) va a ser aprovechar al máximo la temporada turística de verano. Laburando, generaremos ingresos, puestos de trabajo y pagaremos impuestos, como corresponde.

Se acerca el verano

¿En este domingo nos enfocaremos más en el turismo, por qué?

La actividad de turismo espera ansiosa que empiece ya el verano. ¿Cómo estamos con los caminos? ¿Cómo recibiremos al turista?

¿El laburante de clase media va arriesgar la máquina cuando quiera ir a las Termas del cajón, Valle hermoso, etc? ¿Las agencias romperán sus combis al ir a Payunia?

Los dardos van en dirección a los popes de Vialidad que tienen la oportunidad de congraciarse con los prestadores turísticos del departamento, que después de tantos meses acatando el aislamiento y el distanciamiento social, necesitan trabajar, producir y generar trabajo. Muchachos de la DPV, los necesitamos.

 El ejemplo de Los pumas

Gente, la semana que viene, cumplimos 8 meses de parate.

No somos los únicos que estamos guardados sin poder salir a la cancha, tenemos todas las ganas de arrancar con la energía contenida de haber visto cómo se esfumaron nuestros ahorros estos últimos tiempos esperando que nos permitan volver a trabajar. 

Pero venimos armándonos con esfuerzo y paciencia para tener revancha este verano.

Ayer, por primera vez, el equipo de rugby argentino, “Los pumas”, le gano a los All Blacks, el mejor equipo de rugby del mundo, y eso que hace más de 400 días que no juegan y desde que se inició la cuareeterna de la pandemia no se les permitió que entrenaran (como a toda actividad deportiva).

¿Qué hicieron? Entrenaron como pudieron encerrados en sus casas, de modo individual. Hace pocos días pudieron entrenar en conjunto y dieron el batacazo que hoy se comenta en todo el mundo.

¿En qué nos parecemos a Los pumas? En que desde hace meses estamos organizándonos para dar lo mejor que tenemos en esta temporada turística de verano que se viene, trabajando puertas adentro, puliendo todos los detalles para ser el mejor destino de Mendoza y si de afuera nos miran, verán que estamos a la altura de los mejores destinos del país.

Tenemos equipo, tenemos los lugares, solo hay que esperar para salir a la cancha y dar lo mejor, como siempre lo hicimos. Si seguimos esta receta, el éxito está garantizado.

70 aniversario de Malargüe

Qué lástima, qué picardía. Este año llegamos a los 70 años de Malargüe. La cifra redonda daba para hacer una gran fiesta.

El desfile con sus mejores galas de las agrupaciones tradicionalistas, grandes constructores del quehacer diario en la cultura campera, crianceros, puesteros, gauchos, todo lo relacionado con el campo, esperan esta semana para acercarse al pueblo que ya usa pantalones largos de ciudad, pero el alma de pueblo no se pierde, y que no se pierda. Pero la situación creada por el Covid-19 dio por tierra la organización del desfile, el almuerzo de las fuerzas vivas, ver al gobernador y autoridades provinciales dirigirse en persona a los asistentes al multitudinario almuerzo.

Para este año, por el distanciamiento social, la cantidad de comensales se reduce a solo 50 participantes, más algún que otro colado.

La radio municipal FM 94.5 y por también por streaming se encargarán de difundir los eventos organizados para ser seguidos de modo virtual.

¡Qué picardía la jugada que nos hizo este año el Covid, nos privó de disfrutar una de las jornadas más queridas por los malargüinos!

Esperemos que esto que está ocurriendo sea solo un mal paso en el largo recorrido de la vida cotidiana en Malargüe.