Por Fer Tau

Pasó una semana sin pena ni gloria, todos aletargados con las pequeñas noticias del día. Todavía con la euforia en el ambiente del rugby, con espíritu algo amateur en el mundo superprofesionalizado, se les pudo ganar a los inalcanzables All Blacks de Nueva Zelanda, pero eso ocurrió en la madrugada del sábado, hace mucho tiempo ya, siete días atrás.

Llegó el martes, jugo la selección de futbol. Un bodrio que otrora generaba pasiones, esta vez la pelotita para allá, la pelotita para acá, la última media hora de partido conversada con familiares o amigos, sin prestarle mucha atención a la tele hasta que alguno se avivó que el partido había finalizado y la charla estaba más interesante.

El miércoles nos enteramos que había reunión cumbre en el Congreso de la Nación, entre otros temas se iba a tratar el impuesto “solidario” a la riqueza. O sea, te deslomaste un buen tiempo de tu vida, juntaste unos buenos billetes y ahora tenés que compartir eso con alguien que nunca se esforzó porque era más fácil que el gobierno le ayude con algunos plancitos y porque la política nacional es regalarle el pescado al hambriento en vez de enseñarle a pescar y demás desmanejos políticos que dilapidaron, sin ponerse colorados, todo lo que recaudan de los impuestos que pagan vos, yo y todos los que no pertenecemos a la realeza política.

Para esta sesión, se curó por decreto el panqueque Massa que debe ser pariente del panqueque Ramón, solo por portación de apodo. Bien, el tema es que el amigo Massa estaba aislado por prevención, ya que en las fotos que salió últimamente con compañeros militantes y sin barbijo, había un infectado. ¿Qué se hace en estos casos? A la casa a pasar 14 días de cuarentena. ¡Pero no! A los 4 días de estar aislado en su casita (lo de casita es ironía pura), recibió la bendición vicepresidencial, lo cual lo curó espontáneamente (mensaje de milagro para el Papa) y un Uber con chofer compañero lo llevó cortando semáforos a presidir la sesión de la Cámara baja, antes que un diputado opositor sea presidente de cámara por unas horitas nomas.

De más está decir que la ley salió aprobada, lo bueno es que los corruptos que blanquearon algo de sus fortunas, van a tener que pagar, pero solo lo que blanquearon. Lo que tienen escondido va a seguir escondido. ¿Lo malo? Tal vez sea una ley para la tribuna y sea de difícil aplicación.

Sigamos con lo que paso en la semana, a Gildo Insfran, gobernador de Formosa desde 1995 hasta el día de la fecha, se le escapó la tortuga. La justicia le intimó a que permita a más de 8.000 formoseños, fuera de la provincia desde que se inició la pandemia, regresen a sus hogares.

No sé si estaban al tanto, que Formosa es una de las provincias más pobres del país. Toda esta gente que no podía regresar a sus hogares, sin recursos la mayoría, está acampando en las fronteras de la provincia. Raro es que Don Gildo permita la invasión de paraguayos empadronados en el registro electoral cuando hay elecciones para que voten por él y no se preocupe por argentinos lejos de su hogar y tan cerca de sus casas.

Datito para algún político oportunista: ¿y si le copiamos el sistema a los formoseños yendo a Talca a buscar votantes? Nada es gratis. Como está la situación económica, nuestros hermanos trasandinos (según los chilenos, los trasandinos somos nosotros), vendrían gustosos a emitir su sufragio. Ya que estamos, cuando vengan a votar, les pedimos que nos traigan algunos mariscos que acá no se consiguen y descansamos un poco del chivo y la trucha.

Para llegar casi al fin de semana, yendo a los temas relevantes, salió en los medios nacionales 12 años fueron impedidos de cruzar el limite por un funcionario santiagueño porque faltaba un papel con una autorización de manejo. Hasta el gobernador salió a pedir disculpas en los medios.

Después llegamos al sábado, varios laboratorios que dicen que sus vacunas contra el Covid les están saliendo muy, pero muy buenas, aunque en Europa están con un rebrote que no saben para dónde agarrar.

Pasó una semana sin grandes novedades, pero todos los días sale un tema que nos mantiene entretenidos y aletargados.

A despertarse que viene el verano 2021, esperemos que con sabor revancha y sirva para levantar un poco la cabeza.

Abrió Pincheira

Es una inauguración simbólica de la temporada de verano en Malargüe, Castillos de Pincheira picó en punta, están recibiendo visitantes desde el 6 de noviembre y cada día que pasa con algo nuevo para sorprenderlos.

Lo mejor para Ramón Cara, que viene llevando adelante uno de los primeros destinos turísticos de Malargüe, camping, visitantes y restaurante, protocolos de por medio, están funcionando.

Ya que estamos con el turismo, vamos con dos consejos: Vialidad Provincial, dense cuenta que gran parte del bienestar del pasajero en Malargüe es por el estado de las rutas, si ustedes no están en condiciones de dejar en buen estado las rutas y caminos, ya sea por falta de recursos u otro motivo, díganlo en voz alta y vemos qué se puede hacer para solucionar ese tema. Mucha gente, más de los que creen, dependen del estado de las rutas provinciales.

Segundo consejo, ya que el presupuesto de la comuna depende en gran parte de los ingresos por las regalías petroleras y el valor del barril de referencia esta allá abajo, o sea que llega poco dinero, ¿No es el momento de jugarse por el turismo y copiar lo mejor de las provincias que exprimen al máximo esta actividad, como en Cataratas del Iguazú, en El Calafate con el glaciar Perito Moreno, también el istmo Ameghino en Península Valdez?

Todo entra por los ojos, el turista paga y se va maravillado de lo que vio, vivió. Las arcas engordan, dan trabajo y el circulo cierra. Creo que las provincias que desarrollaron museos temáticos y regionales no descubrieron la pólvora, solo copiaron lo mejor que vieron en otros destinos del mundo. Ya sé, todo se hace con presupuesto (que es lo que no hay), pero no está mal tirar la idea.

La buena noticia es que en la inmensidad de Malargüe, tenemos destinos como La Payunia, Cavernas y La Pasarela, esto yendo a espacios públicos y reservas. En destinos privados también hay varios rincones con enorme potencial.

El petróleo, si bien es una fuente de ingresos importante, tiene un futuro limitado, aprovechemos el potencial que el turismo puede dar al departamento, una pata más para sostener la economía que cada vez necesita mas ingresos para sostenerse.