Mauricio y Micaela junto a uno de sus hijos, ideólogos de "Tambo 4 hermanos"

Micaela Lucero y Mauricio Tineo son matrimonio, hace 15 años decidieron tener “una vaquita” para vender leche, a instancia de un consejo que les dio el papá de ella, el recordado Prof. Franklin Lucero, quien les cedió un espacio en su finca para que tuvieran el animal.

Al poco tiempo sumaron seis vacas que adquirieron en un remate. Comenzaron a desarrollar un tambo, pero el embarazo del último hijo de la pareja tuvo complicaciones y Micaela estuvo cuatro meses en San Rafael. Tuvieron que “secar” las vacas y llevarlas a un campo. El proyecto se vio frustrado, pero no la ilusión de llevarlo algún día a la práctica.

Así fue como José Luis Revelles apareció en sus vidas y les “dio una mano” vendiéndoles dos vacas Holando-argentina, diciéndoles “que se las pagaran como pudieran”.

Mauricio ingresó a trabajar a una empresa petrolera y decidieron que una parte importante del sueldo sería para capacitarse ambos en manejo de las vacas, técnicas de ordeñe, inseminación artificial y cómo darle un valor agregado a la leche, la materia prima para elaborar quesos, dulce, mantecas y tantos otros productos.

Con la venta de la leche de las dos primeras vacas y la elaboración de algunos productos lácteos pudieron sumar dos ejemplares más.

El espíritu emprendedor los llevó a sumar cabras productoras de leche y ya a tener en cuenta otras variables del mercado. En homenaje a sus cuatro hijos les pusieron por nombre al tambo “4 hermanos”.

Cabras de Tambo 4 hermanos

Previamente, y mediante arduas gestiones, habían logrado tener una parcela en “Colonia de emprendedores”.

Para poder contar con otra visión e ingresar al mercado, que en ese rubro es sumamente competitivo, llegaron a la Incubadora de empresas y el proyecto fue incubado de manera externa. Pudieron contar de esta manera con un asesoramiento importante, tanto en la faz del manejo de los animales como en la producción y el aspecto sanitario, indispensable en este tipo de industria.

En los últimos días, y gracias a un decidido apoyo brindado por el intendente Juan Manuel Ojeda, han podido obtener las habilitaciones correspondientes para que sus productos puedan ser ofrecidos en las góndolas de los comercios.

“Hemos pasado muchas cosas, buenas y malas. Llegar a esto es una emoción muy grande, nos llevó 12 años tener las habilitaciones” expresó Mauricio con lágrimas en los ojos.

Intervino Micaela para decir “ser emprendedor sin un respaldo económico es muy difícil. Todas las leyes parecen hechas para los grandes. Hemos tenido miles de trabas para conseguir un terreno destinado a la producción, se lo daban a gente para tener un caballo y no a nosotros que queríamos desarrollar un emprendimiento. Hay mucha burocracia, hemos recibido malos tratos en muchas oficinas, pero nunca bajamos los brazos para llevar a la práctica nuestro sueño. Hoy lo queremos compartir públicamente porque así como hubo cosas negativas también está esa gente buena que nos ayudó, profesionales que nos orientaron sin pedir nada a cambio, clientes de años que nos acompañan desde el inicio, nuestra familia que ha estado siempre. Todo ellos son parte de esto y de esta emoción tan linda que tenemos en este momento, por eso queremos compartirlo y decir gracias”.

Algunos de los productos de «Tambo 4 hermanos»

Mauricio y Micaela junto a sus hijos trabajan en el tambo, hoy han sumado a dos personas que colaboran con ellos, más la asesoría veterinaria y la bromatológica.

“El trabajo con las vacas tiene sus reglas estrictas. Requieren ser ordeñadas dos veces al día, todos los días del año, con lluvia, nieve, frío o calor. Una alimentación balanceada, el control veterinario debe ser permanente para prevenir enfermedades” dijo Mauricio.

“Una vez que se extrae la leche hay que pasteurizarla y luego sigue todo un proceso para que le llegue al consumidor en perfecto estado. Todo lo relacionado con la sanidad debe estar perfectamente cuidado porque eso es lo que nos garantiza la calidad, que termina siendo la mejor característica de lo que estamos haciendo” remarcó la mujer.

Luego indicó “hoy, además de la leche, estamos elaborando dulce de leche, quesos semiduros y para untar. Las recetas son tradicionales, hemos hablado con mucha gente campo y hemos ido probando. La verdad que todo se hace en base de prueba y error. Una vez que logramos dar con lo que buscábamos ya empezamos a producir para ofrecerlo a la gente. En otras ocasiones hemos hecho quesos personalizados, de acuerdo a lo que nos pide algún cliente, como el caso de una persona que nos solicitó una cierta variedad y hoy nos compra un promedio de 15 kg. por semana”.

“Estamos en la búsqueda de un queso, tanto de vaca como de cabra, que nos identifique como Malargüe y lo podamos incluir para la venta en las tiendas de regionales y en los restaurantes” comentó Mauricio.

Con las 4 vacas que hoy tienen y un plantel de 50 cabras, las actuales instalaciones les han  quedado chicas, por eso están levantando un salón donde se ubicará la sala de ordeñe y la fábrica de productos.

Micaela Lucero y Mauricio Tineo.

“Todo los hacemos nosotros. Me voy a trabajar por 15 días en la empresa y cuando vuelva tengo que poner el techo, mientras ´Mica´ y los chicos siguen con el manejo de los animales, la elaboración y venta. Tenemos una chica que nos ayuda en la distribución y un chico que colabora con el ordeñe” hizo saber Mauricio.

La visión de la familia es que deben sumar a otros vecinos en el proyecto, por eso uno de ellos ya les está vendiendo parte del alimento para los animales.

“Queremos comprar todo lo más que se pueda en Malargüe, hay que hacer una cadena para que haya quien venda pasto, otro maíz, el que provea envases, en fin, mi suegro siempre decía que hay que animarse a emprender, yo habla mucho con él, aprendimos de sus enseñanzas y como siempre nos motivó a que nos capacitáramos hemos tratado de hacerlo para mejorar. Aclaro que estamos empezando, nos hemos dado cinco años, desde este momento que ya tenemos todo en regla, para ver si es posible cumplir con todos nuestros objetivos” comentó más adelante el emprendedor.

Sobre el final comentó «este un proyecto, un sueño familiar que estamos tratando de hacer realidad todos los días. Es lo que esperamos dejarles a nuestros hijos, por el nombre de 4 hermanos».

“Tambo 4 hermanos” un joven establecimiento que sueña con crecer, que se esfuerza por formar parte desde el hacer del ser malargüino.

Para hacerte llegar lo que pasa en Malargüe y en la provincia de manera personal, te invitamos a que seas parte del grupo de WhatsApp de Ser y Hacer en donde sólo recibirás noticias, en ningún momento estará abierto, por lo que sólo te llegará lo que subamos a nuestra web. Te dejamos el link para que te puedas unir: https://chat.whatsapp.com/ICTdkNFlpywEWnhvAs5H1k

Encontrá estas promos en YPF LA CORDILLERA