Por Fer Tau

Durante la semana, leyendo un portal de Mendoza que publicó unas declaraciones de la senadora Silvina Camiolo (https://seryhacerdemalargue.online/senadora-camiolo-es-llamativo-que-las-lenas-no-abra-y-los-molles-si/), me pareció que la dejaron un poco en offside.

Senadora, alguien quiere tu puesto y creo tener una idea de quien desea tu banca. Tiene que ser alguien bien cercano, de tanta confianza que te asesora mal, a propósito, para que derrapes y te vayas al pasto. Todavía te queda un tiempo, más en el Senado, y tal vez logres la reelección, pero para poder llegar a ese momento borrá del celular el contacto de quien te vendió cualquier verdura con la mejor cara de piedra y le compraste con toda la confianza que creías que merecía la fuente.

En una cosa acertó tu informante, no hay sala de primeros auxilios en Los Molles, los vecinos se organizaron como buenos vecinos, cada uno tiene una idea política diferente y tiran para el mismo lado en esta cuestión. El origen de la mencionada sala de primeros auxilios es tan antiguo que el número de teléfono de ENTel del Concejo era 0267-71743. Era miércoles 17 de agosto de 1994. En esa época se trabajaba en algunos feriados y coincidente con un nuevo aniversario del fallecimiento del General Don José de San Martín, ingresaba por mesa de entradas del Concejo una ordenanza, la 634/94, aprobada en sesión cinco días antes, mediante la cual el Sr. Jorge Omar García, hijo de Don Víctor García, mantenía y renovaba su intención de donar unas fracciones de tierra para proveer a Los Molles de un centro de asistencia médica, un destacamento policial, un refugio de vialidad provincial y una antena para comunicación telefónica y de radio.

La cuestión es que se construyeron todos los edificios para que funcionen vialidad, policía y comunicación, peeero del centro médico, naadaaa. Todavía en Los Molles esperan que se acuerden de ellos, además, uno ni lastimarse puede este año, ya que desde siempre, y en caso de alguna emergencia, se pedía ayuda al centro médico de Las Leñas, si era más complicado el caso, a toda velocidad en vehículo propio a Malargüe o a San Rafael, pero como este año no abre Las Leñas, si tiene algún inconveniente algún puestero o un alumno de la escuela rural Ramón Freire, si un empleado que trabaje en Los Molles o un turista que esté de paso tiene un accidente, queda a la buena de Dios. Casualmente desde hace unos meses, estos vecinos venían gestionando con la municipalidad reflotar esta ordenanza que nunca se ejecutó y cuyo génesis tiene más años aun. El Sr. Víctor García venía ofreciendo estos terrenos, parece que la salud de la zona era de fierro, el Estado nunca se preocupó por los residentes mollinos ¿Qué les podía pasar, si parecían todos saludables?


Pero volvamos al pescado podrido que le vendieron a la senadora Camiolo: sostiene que Los Molles es más nuevo y pequeño que Las Leñas. Los Molles nació hace más de 100 años, primero con un centro termal en 1918, luego en 1934 don Víctor García inaugura el segundo centro termal, más adelante abren sus puertas el Club Andino Pehuenche y también el Piré, unos locos lindos que amaban el ski, todo a pulmón y ganas, todo esto años antes que se inaugure Las Leñas.

Suerte que la salud de fierro en Los Molles no falla. Su asesor también le sopló que en esta temporada se practicaría randoneé ¡Nada más lejos de la realidad y de las posibilidades de los residentes de Los Molles! Y ya que se fijó en Los Molles, le proponemos un trato. Los vecinos mollinos no se meten con el randoneé, se lo dejamos a Ud., pero por favor, aporte su granito de arena para que después de un siglo de vida, este lugar cuente con un centro de salud para el cual los vecinos apoyan y necesitan. Ya se lo comenté antes, los que participan de la comunidad de este valle no se casan con nadie, pero sí apoyan a quienes los ayuden a lograr que ese pequeño gran pueblo tenga los servicios básicos para poder vivir en paz.

HABRÁ QUE REPARTIR LA TORTA NOMÁS


¡Ya que continuamos con la cuareeterna me acordaba de la canción que decía “yo te avise, y vos no me escuchaste”!

Unas semanas atrás les comentaba a Uds. que después de las declaraciones del presidente Alberto Fernandez, donde decía que no era conveniente construir la represa por su costo, les pasé data del origen político del gran jurado de negociación de la construcción del Portezuelo, llamado COIRCO. Todos ellos, excepto Suarez, tienen línea directa con el presidente. O sea que quieren una tajada de los más de mil millones de dólares destinados a la obra. Ahora que está instalado el tema COIRCO, la mesa está servida para que participe Suarez, esta vez en calidad de cena. La mesa está servida, los cubiertos bien afilados, solo falta que el gobernador se ubique en su lugar para que cada comensal empiece a sacar su tajada, para que tal vez ese dinero tenga el mismo destino que los bolsos de Fariña&López (hasta suena como una marca cool) de cinco años atrás.

Una pena lo extorsiva que es la política en este caso, el mal menor es el siguiente: si Portezuelo ya estaba construido, hoy corría la misma suerte que Vicentin.

Último dato: Empezó en invierno, para pasar el invierno, hay que transitarlo. Un esfuerzo más que la primavera está en el horizonte.