Josefa Gil Vda. de González

Cuando no había registro civil en los hospitales, como pasa en la actualidad, la gente de campo “asentaba” a sus hijos que nacían en los puestos “cuando se podía” y por eso muchas personas tienen en su documento de identidad una fecha de nacimiento que no se condice con la real. Ese es el caso de doña Josefa Gil Vda. de González, nacida en El Juncal, El diamante, según su DNI el 17 de enero de 1925, pero su mama siempre le decía que había llegado al mundo el 30 de julio de 1923. Por esa ella festeja su cumpleaños los 30 de julio, y dice que tiene 98 años.

Los padres de doña Josefa fueron Julia Arce y Joaquín Gil.

Se casó el 25 de mayo de 1941 en Las ramaditas, El Sosneado con Jacinto Roque González. Su primera hija, Isidonis, nació el 14 de mayo de 1942. Además, fue madre de Ramón, Senen, Nemecio, Adela, Clora, Josefa, Dora, Jacinto, Abelina, Alba, Margarita, Anibal, ninguno lo hizo en un hospital. De sus 13 hijos, ya ha tenido el dolor de ver partir a ocho.

“Tuve tantos hijos, sufrí mucho, pasé mucho frio, susto. Con la llegada de mi primera hija quedé medio jodida, si no me morí ahí fue porque Dios no me quería. Hoy estoy mejor que nunca hay que pasar las peores para seguir…” relató doña Josefa al realizar un breve repaso de su vida

La familia se completa con 43 nietos, muchos bisnietos, tataranietos y una chozna, Victoria. Casi todos sus hijos nacieron en Las ramadas con ayuda de alguna vecina del lugar, otros lo hicieron en San Rafael, donde se encontraba por el fallecimiento de su mamá Julia.

Desde Las ramaditas llevaban los animales que criaban a La Matancilla, donde daban veranada. Hoy sus nietos siguen yendo al mismo lugar.

Ella cuenta que en esos años nevaba mucho, pasaba hasta un mes sin que un vehículo pudiera entrar al puesto. La mercadería se le compraba a comerciante y ella hacia quesos, manteca, charqui, dulce de leche…Tejía crochet, a dos ajugas y bordaba.

En el año 1980 enviudó. Contó que su marido estaba enfermo y que tenía todo listo para esquilar ovejas. Lo llevaron al médico, pero como se hacía lo que é decía, no se quedó internado y volvió al puesto. Terminaron la esquila y se agravó su salud, por lo que fue trasladado a San Rafael donde falleció.

Por estos días se encuentra bien, tranquila. Por la epidemia no puede ir a San Rafael, pero está cómoda, mientras tenga sus remedios. Tiene alguna dificultad para ver y escuchar. Pasa su cumple contenta, porque todas sus hijas la visitan con regularidad.

“Póngase bonita para la foto”, le dijo su nieta Marina, y ella con la picardía que caracteriza a la gente mayor contesta “más bonita no puedo, si siempre estoy bonita”.

Doña Josefa Gil festejando sus 98 años.
Doña Josefa posando para su nieta Marina.

Para hacerte llegar lo que pasa en Malargüe y en la provincia de manera personal, te invitamos a que seas parte del grupo de WhatsApp de Ser y Hacer en donde sólo recibirás noticias, en ningún momento estará abierto, por lo que sólo te llegará lo que subamos a nuestra web. Te dejamos el link para que te puedas unir: https://chat.whatsapp.com/KF2O8JEZDsKBP06DnAn3x6