El proyecto fue presentado por la diputada Mercedes Llano, teniendo en cuenta el grave impacto económico sobre cientos de pymes y localidades que dependen del turismo. Ahora está en manos del Gobernador la instrumentación de las medidas.

El sector del turismo vive un momento muy difícil ante la restricción total de las actividades, y las esperanzas depositadas en la temporada invernal, luego de un verano donde el sector vivió una temporada brillante, se han diluido casi por completo con el aislamiento social.

En este contexto, la diputada del Partido Demócrata Mercedes Llano presentó un proyecto de declaración que busca la reapertura de las actividades. El escrito señala en su artículo 1 “solicitar al Poder Ejecutivo que realice las gestiones necesarias para habilitar la práctica de deportes de alta montaña, entre ellos la apertura de centros de esquí, con visitantes de la provincia de Mendoza en una primera etapa”.

En su segundo artículo solicita “establecer protocolos necesarios a fin de evitar contagios en dichos lugares, teniendo en cuenta los presentados por distintas federaciones y asociaciones ligadas a estas actividades y aprobados por la Secretaría de Deportes de la Provincia”.

En diálogo con CNN Radio Mendoza, la diputada explicó: “fue aprobado el miércoles, pidiéndole al Gobernador que gestione las medidas necesarias a fin de habilitar la práctica de deportes de montaña, en la que se incluye la apertura de los centros de esquí. Por supuesto todo en el marco de estrictos protocolos, que han elevado las mismas federaciones y asociaciones ligadas a la materia, circunscritas a la visita de mendocinos, en el contexto de que también se ha habilitado el turismo interno y Mendoza es una provincia cordillerana, donde el turismo de alta montaña cobra una gran centralidad”.

Llano también destacó que “hay estimaciones de que en Argentina –hay que reformularlas para Mendoza- simplemente los centros de esquí generan cinco mil empleos directos y 65 mil indirectos, con lo cual el cierre de estas actividades significaría una pérdida muy grande en términos de empleo, y quien sabe, ojalá que así no sea, si no significa el cierre y el abandono de esos centros”.

Cabe acotar que en otras provincias ya se están preparando las pretemporadas, poniendo en condiciones los medios de elevación, y demás tareas concernientes a la reapertura de las distintas pistas e infraestructuras de servicios.

Los fundamentos

El proyecto de la diputada remarca entre sus considerandos que “en el marco de la cuarentena decretada por la pandemia del COVID- 19 la economía de la provincia ha sufrido pérdidas incalculables de todo tipo (…) ante este escenario, es imperativo retomar y recuperar el ritmo de actividad lo más rápido posible a los efectos de evitar que los perjuicios sean aún mayores”.

También destaca que Mendoza cuenta con una amplia oferta de turismo de alta montaña que, durante los meses de invierno, incluye productos y servicios que se pueden encontrar en pocos lugares del país, y que, con otras provincias adelantadas, Mendoza pierde protagonismo e iniciativa al no permitir la actividad deportiva y turística en alta montaña.

“Sin entrar en detalles específicos, es posible afirmar que lugares como Malargüe, Uspallata, Puente del Inca, Las Cuevas, etcétera, dependen de sus visitantes, cuya mayor circulación se da entre las vacaciones de invierno escolares y fines de agosto”, señala en su argumentación.

Finalmente destaca “que estas son economías de pequeños comerciantes, pymes que giran exclusivamente en torno al arribo de turistas –ya sean mendocinos, de otras provincias o incluso de otros países– durante el corto período de caída de nieve”.

Fuente: Diario el ciudadano.